Sociales

RSS Twitter Facebook

jueves, 4 de enero de 2018

La trampa del KickStarter en España #La cabeza de Fran


Queridos lectores y lectoras,

Como siempre os dejo mis experiencias en este blog por si sirve de ayuda a alguien y, sobretodo, si pueden servir para evitar marrones y problemas gordos.

Hoy hablaré de KickStarter en España.

Campaña de KickStarter
Como ya sabréis si seguís un poco por twitter, estoy embarcado en un proyecto llamado "Proyecto Afraid" y justo ahora estoy preparando una campaña de Kickstarter para recaudar fondos. Lo que parecía algo sencillo es en realidad los hilos de una araña que espera pacientemente su víctima para ser atrapada, descompuesta durante años sin poder zafarse, y finalmente engullida por... Hacienda.

KickStarter desde España:
Hace unos años, solo empresas americanas podían hacer campañas de KickStarter. Eso nos lo ponía muy difícil a gente de aquí, pero finalmente abrieron las puertas y ahora se puede hacer una campaña desde España. 
Dicho en otras palabras, desde aquí puedes hacer un contrato con KickStarter y pueden pagarte directamente en tu cuenta bancaria. Un único pago con su factura que abarca todo lo que ha acumulado KickStarter de los micropagos de sus mecenas. Lo cual es perfecto, porque no tienes que abrirte una empresa en USA o contratar los servicios de un intermediario. Fiscalmente es de lo más sencillo: emites una factura, cobras, lo declaras como beneficio, usas el dinero para pagar el proyecto, y lo que te sobre, pagas impuestos (I.S. o IRPF).

Hacienda y el IVA:
PERO (siempre hay un pero), resulta que a los ojos de Hacienda, no es la empresa KickStarter quien te paga, sino los miles de mecenas que ponen su dinero, ya que KickStarter es solo un medio (como el que compra en Amazon).

Entonces, según la ley Española que no está preparada para donaciones de mecenazgo, cada uno de los que han metido pasta en KickStarter (no directamente a ti) tienen que pagar el IVA según el país. Eso significa que hay que entregar una lista de los miles de mecenas que tengas, la cantidad de dinero que han puesto, el país donde están y el % de IVA de ese país. Esto ya se complica, pero no vale con decir que tal tío es de tal país, sino que hay que demostrarlo, por lo que ya no vale un listado que venga de KickStarter, sino que hay que contactar con todos y cada uno y que os envíen por email la dirección exacta donde viven para demostrar que esa persona vive ahí (si es que no piden algún tipo de certificado como un padrón).

Como eso es largo, tedioso y mucha gente no querrá ir por ahí entregando datos tan personales o padrones, entonces la única solución es suponer que todos son españoles y deben pagar ese 21% de IVA. Dicho en otras palabras, de lo que ganes tendrás que pagar el 21% a Hacienda de entrada. (Hacienda no te multará por pagar más de lo que deberías).

21% + el 5% de KickStarter se nos queda ya en un 26% de dinero que desaparece. Un cuarto de lo que paguen tus mecenas no será tuyo. Sin contar con el dinero que necesitas para recompensas físicas + envíos.

¿Qué pasa si no sabes esto?
Pues que seguramente usarías todo el dinero para tu proyecto, y correrías el riesgo de que al cabo de unos años venga Hacienda, te reclame ese 21% de IVA, te meta una multa que te deje tiritando más recargo por cada año que haya pasado.
Vamos, algo parecido a lo que pasó con el plan PIVE, donde tras unos años el "Tesoro Público" ha reclamado impuestos, multa y recargos a mas de 1 millón de españoles que dieron su coche viejo para ahorrarse 1000 €.

Conclusión
Para no perder ese 21% de IVA, la única solución que veo es hacer un KickStarter a través de una empresa no española, o reservar un 21% de lo que consigas y pagarlo como IVA.